Urgente: recomendaciones para la reunificación de los niños, niñas y adolescentes separados de sus familias

La Alianza para la Protección de la Niñez y Adolescencia en la Acción Humanitaria es una coalición interinstitucional de cerca de 100 organizaciones que trabajan para proteger a los niños, niñas y adolescentes que atraviesan situaciones adversas. Hacemos un llamado para la implementación de medidas urgentes que faciliten la inmediata reunificación familiar de los niños, niñas y adolescentes separados, y que pongan fin a su detención, respetando así el interés superior de los niños, niñas y adolescentes.

Basándonos en nuestras experiencias colectivas, las lecciones aprendidas y los estándares aceptados de cuidado y protección para niños, niñas y adolescentes, instamos a todas las partes responsables a:

  • Facilitar la rápida reunificación familiar
  • Proporcionar apoyo en salud mental y a nivel psicosocial a los niños, niñas y adolescentes y a sus familias;
  • Garantizar que los procedimientos administrativos y legales satisfagan el interés superior de los niños, niñas y adolescentes; y
  • Prevenir una mayor separación familiar poniendo fin al uso de la detención.

Situación actual*

Durante un período de cinco semanas, al menos 2.300 niños, niñas y adolescentes han sido separados de sus familias en la frontera sur de Estados Unidos. La reciente orden ejecutiva busca terminar con la separación familiar causada por la detención de sus familiares. No obstante, niños, niñas y adolescentes siguen siendo detenidos con sus familias en los mismos centros de detención. Además, la separación aún es posible ya que aunque niños, niñas y adolescentes no pueden ser legalmente detenidos por más de 20 días**, el tiempo requerido para procesar las peticiones de asilo o los necesarios procedimientos de inmigración es significativamente más largo.

Posibles daños y riesgos para los niños, niñas y adolescentes si no se hace nada

Se ha demostrado que tanto la separación familiar como la detención – estando no acompañados o en familia – son extremadamente negativas para el desarrollo general de los niños, niñas y adolescentes y su bienestar a largo plazo. Las secuelas casi permanentes en el bienestar de éstos comienzan casi de inmediato y aumentan con la duración de la separación o la detención. Esto es el caso especialmente si la situación no le ha sido explicada al niño, niña o adolescente de forma apropiada, o si éste o ésta ha experimentado previas o múltiples adversidades.

La separación familiar y los albergues o centros de acogida exponen a los niños, niñas y adolescentes a mayores riesgos de abandono, violencia, explotación y abuso. Éstos no pueden desarrollarse plenamente sin fuertes lazos emocionales con sus familiares o sus cuidadores principales. Esto aplica a todos los menores de edad, desde bebés hasta adolescentes. La separación repentina y forzada de niños, niñas y adolescentes de sus cuidadores principales puede infligir un daño comparable al que experimentan los niños, niñas y adolescentes durante las crisis humanitarias, tales como vivir en una zona en conflicto.

La detención familiar tiene un impacto muy perjudicial en el bienestar a largo plazo de los niños, niñas y adolescentes y de sus familias. Además del impacto tremendamente negativo en su bienestar, la detención también limita la capacidad de sus cuidadores principales de protegerlos frente a daños psicológicos y cognitivos de posible larga duración.

Recomendaciones

Recomendación 1: Facilitar la reunificación familiar rápida

  • A través de un grupo de trabajo para la reunificación de niños, niñas y adolescentes no acompañados, coordinar con todas las agencias gubernamentales relevantes y con los actores de protección de la niñez y adolescencia con el objetivo de favorecer la rápida identificación, documentación, búsqueda y reunificación familiar de los niños, niñas y adolescentes separados.
  • Garantizar la existencia e implementación de procedimientos operativos estándares que describan las funciones y responsabilidades (funcionales y geográficas) de aquellos profesionales involucrados en el cuidado, la reunificación y la determinación del estado legal de los niños, niñas y adolescentes separados de sus familias. Estos deben incluir protocolos reforzados para el intercambio de información, sistemas de gestión de casos que aborden las necesidades individuales de los niños, niñas y adolescentes y de sus familias, y la coordinación de actividades.
  • Trabajar conjuntamente con organizaciones relevantes de la sociedad civil para facilitar la rápida reunificación familiar de los menores de edad.
  • Vincular las demandas ante los tribunales de los niños, niñas y adolescentes y las de sus familias para que se procesen conjuntamente.
  • Respetar el derecho de los familiares y de los niños, niñas y adolescentes a identificar el mejor proceso para su reunificación.
  • Mantener a los niños, niñas y adolescentes con vinculaciones familiares juntos, y evitar alejarlos de sus cuidadores principales.

Recomendación 2: Proporcionar apoyo en salud mental y a nivel psicosocial a los niños, niñas y adolescentes y a sus familias

  • Garantizar el contacto diario entre los menores de edad y sus familias, y prepararlos para la reunificación.
  • Reforzar el acceso a servicios de salud mental y de apoyo psicosocial apropiados para niños, niñas y adolescentes.
  • Proveer a los niños, niñas y adolescentes, sus familias y cuidadores principales – especialmente si están detenidos – de información actualizada sobre sus casos, a través de canales apropiados y de manera puntual, segura, accesible y acorde con su edad y género.

Recomendación 3: Garantizar que los procedimientos administrativos y legales satisfagan el interés superior de los niños, niñas y adolescentes

  • Limitar la exposición de los niños, niñas y adolescentes a los centros de procesamiento, detención o acogida institucional.
  • Garantizar que todo el personal que interactúa con los menores de edad esté debidamente capacitado en la atención y apoyo a niños, niñas y adolescentes asegurando un enfoque etario, de discapacidad y de género y sensible a posibles traumas.
  • Establecer y cumplir con procedimientos administrativos y legales que traten a los niños, niñas y adolescentes separados de forma no discriminatoria, apropiada para su edad y sensible a posibles traumas.
  • Ofrecer a los niños, niñas y adolescentes y a sus familiares acceso a una representación legal oportuna, incluso después de la detención.
  • Informar a los niños, niñas y adolescentes y a sus familiares utilizando medios de comunicación adecuados a su edad, sexo y discapacidad.

Recomendación 4: Prevenir una mayor separación familiar poniendo fin al uso de la detención

  • Proporcionar alternativas a la detención que no impliquen custodia y que estén basadas en la comunidad, y que respalden la unidad familiar y reflejen las necesidades cambiantes de la familia a medida que avanzan sus casos.
  • Albergar a todos los niños, niñas y adolescentes a la espera de reunificación familiar en modalidades de cuidado alternativo familiar, en un entorno lo menos restrictivo posible, donde su interés superior sea la consideración primordial.
  • En todo momento, garantizar que los niños, niñas y adolescentes tengan acceso adecuado a alimentación, albergue, atención médica, descanso, a actividades educativas, sociales y recreativas, al contacto diario con los miembros de su familia y a servicios psicosociales y legales profesionales.

 

Nota

* 26 de junio de 2018
** Los 20 días se refieren a la detención en instalaciones seguras y sin licencia.

¿Cuál es el siguiente paso?

  • Adoptar estas recomendaciones como organización.
  • Animar a tus miembros a respaldar estas recomendaciones.
  • Compartir en las redes sociales y con tus contactos nuestra última llamada a través de Medium.
  • Usar estas recomendaciones en tu propio trabajo de incidencia humanitaria.

Tag: #familiesbelongtogether #protectchildren